Horario de atención Lunes a Viernes 10:00 a 19:00 hrs.

Informes:(55) 1543 8459, (55) 1543 8460

  • Medicamentos

  • Cada frasco ámpula contiene:

    Citarabina 100 mg
    Vehículo, 1 ml.

    MOKCELL está indicado para el tratamiento de:

    • En la inducción y mantenimiento de la remisión de leucemia no linfocítica aguda tanto en adultos como en niños. También se ha encontrado que es útil en el tratamiento de otras leucemias tales como la leucemia linfocítica aguda, leucemia mielocítica crónica (fase de conmoción) y granulocítica.
    • Los niños con linfoma que no es de Hodgkin se han beneficiado con el programa de medicamentos combinados que incluye MOKCELL.
    • En dosis elevadas, de 2 a 3 g/m2, como infusión I.V. en un periodo de 1 a 3 horas administrada cada 12 horas por 2 a 6 días con o sin agentes quimioterapéuticos adicionales, ha demostrado ser efectivo en el tratamiento de leucemia de pobre riesgo, leucemia refractaria y leucemia aguda recurrente.
    • Se puede utilizar solo o en combinación con otros agentes neoplásicos; los mejores resultados se obtienen frecuentemente con la terapia de combinación.
    • Medicamento de alto riesgo.
    • Su venta requiere receta médica.
    • No se deje al alcance de los niños.
    • Este medicamento deberá ser administrado únicamente por médicos especialistas en oncología y con experiencia en quimioterapia antineoplásica.
    • No se administre durante el embarazo y la lactancia.
    • Hecho en la India por: Intas Pharmaceuticals Ltd
    • Representante Legal y Distribuido por: ACCORD FARMA, S. A. de C. V.
    • Reg. Núm. 360M2007, SSA
    • CONTRAINDICACIONES
    • PRECAUCIONES

    Para la administración de citarabina se debe evaluar la relación riesgo-beneficio cuando se presenten algunos de los siguientes problemas médicos: depresión de la médula ósea (puede ser necesario el ajuste a una menor dosificación), varicela reciente, herpes zóster, gota, cálculos renales, disfunción hepática, sensibilidad a la citarabina.

    Se recomienda que la administración de MOKCELL debe ser exclusivamente realizada por médicos especialistas en oncología y con experiencia en quimioterapia antineoplásica.
    El médico debe considerar los posibles beneficios al paciente contra los efectos tóxicos conocidos de este medicamento para considerar el aconsejar la terapia con MOKCELL. Antes de hacer este balance o al inicio del tratamiento, el médico debe estar familiarizado con el siguiente texto:
    MOKCELL (citarabina) es un supresor potente de la médula espinal. La terapia se debe iniciar con precaución en pacientes con supresión preexistente de médula espinal inducida por medicamentos. Los pacientes que reciban este medicamento deben estar bajo supervisión médica, y durante la terapia de la inducción se les debe realizar un conteo diario de leucocitos y plaquetas. Los exámenes de la médula espinal se deben realizar con frecuencia después de que hayan desaparecido las conmociones de sangre periférica. Las clínicas (hospitales) deben poder manejar las complicaciones, posiblemente letales, de la supresión de la médula espinal (infección resultante de la granulocitopenia y otras defensas corporales dañadas, y hemorragias secundarias a la trombocitopenia). Se ha reportado un caso de anafilaxia que provocó paro cardiopulmonar agudo y requirió reanimación. Esto se presentó inmediatamente después de la administración intravenosa de MOKCELL.
    Para la manipulación como en la eliminación de los antineoplásicos se han sugerido algunas precauciones que a continuación se indican: utilizar una zona de seguridad biológica como una vitrina, durante la reconstitución y dilución del medicamento; para uso parenteral, colocarse guantes y si es posible mascarilla desechable.