Horario de atención Lunes a Viernes 10:00 a 19:00 hrs.

Informes:(55) 1543 8459, (55) 1543 8460

Purinethol

  • Medicamentos

  • Cada TABLETA contiene:

    Mercaptopurina 50 mg
    Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

    Tratamiento de la leucemia aguda. Se ha demostrado su valor terapéutico como inductor de la remisión y es particularmente indicado como terapia de mantenimiento en las leucemias agudas linfoblásticas y leucemias agudas mielógenas. PURINETHOL® puede usarse en el tratamiento de la leucemia granulocítica crónica.

    • Su venta requiere receta médica.
    • No se deje al alcance de los niños.
    • Este medicamento deberá ser administrado únicamente por médicos especialistas en oncología y con experiencia en quimioterapia antineoplásica.
    • Hecho en Alemania por: Excella GmbH
    • Distribuido por: SOLARA, S. A. de C. V.
    • Reg. Núm. 50519, SSA IV
    • CONTRAINDICACIONES
    • PRECAUCIONES

    Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula.
    Por la gravedad de las indicaciones, no hay contraindicaciones absolutas.

    Se deberá evitar el fraccionar o partir las tabletas para evitar la contaminación de las manos y la inhalación del fármaco.
    La inmunización con alguna vacuna elaborada con microorganismos vivos posee el potencial de ocasionar una infección en los anfitriones inmunodeficiente. Por tanto, no se recomiendan las inmunizaciones con vacunas elaboradas con microorganismos vivos.
    Vigilancia: Como la formulación PURINETHOL®, es fuertemente mielodepresora, deben tomarse diariamente hemogramas completos durante la inducción de la remisión. Se debe vigilar cuidadosamente a los pacientes durante la terapia.
    El tratamiento con PURINETHOL® causa depresión de la médula ósea que se traduce en leucopenia, trombocitopenia y menos frecuentemente en anemia. Deben tomarse recuentos hemáticos completos diarios durante inducción de la remisión y monitorear cuidadosamente los parámetros hemáticos durante el tratamiento de mantenimiento. Después de suspender el tratamiento los leucocitos y las plaquetas continúan disminuyendo al terminar la terapia, por lo que deberá suspenderse el tratamiento al primer signo de disminución importante en las cuentas hemáticas.
    La depresión de la médula ósea es reversible si se suspende la terapia con PURINETHOL® a tiempo.
    Es posible que durante la inducción de la remisión en leucemia mieloide aguda, el paciente tenga que sobrevivir un periodo de aplasia relativa de la médula ósea, por lo que es importante asegurarse de disponer de medidas de soporte adecuadas.
    PURINETHOL® es hepatotóxico y se deberá monitorizar semanalmente la función hepática durante el tratamiento. Se recomienda un monitoreo más frecuente en aquellos pacientes con enfermedad hepática preexistente, o que estén recibiendo otros tratamientos potencialmente hepatotóxicos.
    Es indispensable instruir al paciente sobre la descontinuación del medicamento si aparece ictericia.
    Durante la inducción de la remisión, al presentarse citólisis acelerada, se deberán monitorizar los niveles de ácido úrico plasmático y urinario, ya que puede desencadenar hiperuricemia y/o hiperuricosuria, con riesgo de nefropatía por ácido úrico.
    Algunos individuos exhiben una deficiencia hereditaria de la enzima tiopurina metiltransferasa (TPMT), por lo que pueden ser excepcionalmente sensibles al efecto mielodepresor de la formulación PURINETHOL® y tender a desarrollar una rápida depresión medular después de iniciar el tratamiento con PURINETHOL®. Es posible que este problema llegue a exacerbarse al coadministrar este medicamento con fármacos inhibidores de la TPMT, como la olsalazina, mesalazina o sulfasalazina. En individuos que reciben concurrentemente 6-mercaptopurina y otros agentes citotóxicos, también se ha comunicado una posible asociación entre la disminución de la actividad de la TPMT y el desarrollo de mielodisplasia y leucemias secundarias (véase Reacciones secundarias y adversas). Algunos laboratorios realizan pruebas para detectar cualquier deficiencia de TPMT, aunque no se ha demostrado que estos tipos de pruebas identifiquen a todos los pacientes en riesgo de toxicidad severa. Por tanto, aún es necesario vigilar los hemogramas estrechamente.