Horario de atención Lunes a Viernes 10:00 a 19:00 hrs.

Informes:(55) 1543 8459, (55) 1543 8460

  • Medicamentos

  • Doxorubicina

    Solución 50 mg / 25 ml
    Solución 10 mg / 5 ml

    ZODOX (doxorubicina) se ha utilizado, frecuentemente en asociación con otros antineoplásicos en: leucemia aguda linfoblástica, leucemia mieloblástica, tumor de Wilms, neuroblastoma, sarcomas óseos y de tejidos blandos y carcinoma ovárico y de mama, linfomas Hodgkin y no-Hodgkin, carcinoma broncogénico de células pequeñas.

    ACCORD FARMA, S.A. de C.V.

    Reg. Núm. 267M2012, SSA

    • CONTRAINDICACIONES
    • PRECAUCIONES

    No se debe iniciar el tratamiento con ZODOX (doxorubicina) en pacientes con mielosupresión grave provocada por tratamiento previo con otros agentes antineoplásicos o por radioterapia, pacientes con enfermedad cardiaca preexistente ya que en estos casos la cardiotoxicidad puede ocurrir con dosis menores que las recomendadas.

    Se debe prestar especial atención a la cardiotoxicidad inducida por doxorubicina. Toxicidad irreversible del miocardio, que se manifiesta en su forma más severa por la vida mortal y potencialmente fatal insuficiencia cardiaca congestiva, puede ocurrir tanto durante el tratamiento o meses o años después de la finalización del tratamiento. La probabilidad de desarrollar deterioro de la función miocárdica, sobre la base de un índice combinado de los signos, síntomas y la disminución de la fracción de eyección ventricular izquierda (FEVI) se estima en 1 a 2% para una dosis total acumulada de 300 mg/m2 de doxorubicina, 3 a 5% con una dosis de 400 mg/m2, 5 a 8% en una dosis de 450 mg/m2 y 6% a 20, con una dosis de 500 mg/m2 dictadas en un horario de una inyección en bolo una vez cada 3 semanas (datos en los archivos de Pharmacia Adria). En una revisión retrospectiva de Von Hoff y otros, la probabilidad de desarrollar insuficiencia cardiaca congestiva fue informado de que 5/168 (3%) a una dosis acumulativa de 430 mg/m2 de doxorubicina, 8/110 (7%) a 575 mg/m2 y 14.3 (21%) a 728 mg/m2. La incidencia acumulada de ICC fue de 2,2%. En un estudio prospectivo de la doxorubicina en combinación con ciclofosfamida, fluorouracilo y/o vincristina en pacientes con cáncer de mama o cáncer de pulmón de células pequeñas, la incidencia acumulada de la insuficiencia cardiaca congestiva fue del 5 a 6%. La probabilidad de CHF en varias dosis acumulativa de doxorubicina fue de 1,5% a 300 mg/m2, 4,9% a 400 mg/m2, 7,7% a 450 mg/m2 y 20,5% a 500 mg/m2.

    La cardiotoxicidad puede ocurrir con dosis más bajas en pacientes con irradiación previa del mediastino, terapia concurrente con ciclofosfamida y edad avanzada. Los datos también sugieren que la enfermedad cardiaca preexistente es un co-factor de mayor riesgo de cardiotoxicidad doxorubicina. En tales casos, la toxicidad cardiaca puede ocurrir a dosis inferiores a las respectivas dosis recomendada acumulada de doxorrubicina. Los estudios han sugerido que la administración concomitante de doxorubicina y antagonistas de la entrada del canal de calcio puede aumentar el riesgo de cardiotoxicidad por doxorubicina. La dosis total de doxorubicina que se administra a cada paciente también debe tener en cuenta la terapia previa o concomitante con compuestos relacionados como daunorubicina, idarubicina y mitoxantrona. La cardiomiopatía y/o insuficiencia cardiaca congestiva se pueden encontrar varios meses o años después de la interrupción del tratamiento con doxorubicina.

    El riesgo de insuficiencia cardiaca congestiva y otras manifestaciones agudas de cardiotoxicidad de doxorubicina en niños puede ser tanto o más bajos que en los adultos. Los niños parecen tener un riesgo particular para el desarrollo de toxicidad cardiaca retrasada en que la doxorubicina indujo cardiomiopatía perjudica el crecimiento de miocardio como la maduración de los niños, que posteriormente conduce al posible desarrollo de insuficiencia cardiaca congestiva durante la edad adulta temprana. Hasta 40% de los niños puede tener una disfunción cardiaca subclínica y 5-10% de los niños pueden desarrollar insuficiencia cardiaca congestiva de largo plazo de seguimiento. Esta toxicidad cardiaca tardía puede estar relacionada con la dosis de doxorrubicina. Cuanto más larga sea la duración del seguimiento mayor es el aumento de la tasa de detección. El tratamiento de la doxorubicina indujo insuficiencia cardiaca congestiva incluye el uso de digitálicos, diuréticos, después de los reductores de carga, como me la enzima convertidora de la angiotensina (ECA), la dieta baja en sal, y reposo en cama. Esta intervención puede aliviar los síntomas y mejorar el estado funcional del paciente.

    Monitoreo de la función cardiaca: En pacientes adultos toxicidad cardiaca severa puede producir cambios en el ECG precipitadamente sin antecedente. La cardiomiopatía inducida por antraciclinas se asocia generalmente con cambios histopatológicos muy característico de una biopsia endomiocárdica (biopsia EM), y una disminución de la fracción de eyección ventricular izquierda (FEVI), medida por angiografía con radionúclidos multi-bloqueado (escanea MUGA) y/o un ecocardiograma (ECHO), los valores de base pretratamiento. Sin embargo, no se ha demostrado que el control de la fracción de eyección predecirá cuando los pacientes individuales se acercan con la dosis máxima tolerada acumulada de doxorubicina. La función cardiaca debe ser cuidadosamente monitoreada durante el tratamiento para minimizar el riesgo de toxicidad cardiaca. Una evaluación cardiaca basal con un ECG, FEVI, y/o un ecocardiograma (ECHO), se recomienda especialmente en pacientes con factores de riesgo de aumento de la toxicidad cardiaca (cardiopatía pre-existente, irradiación del mediastino, o terapia con ciclofosfamida concurrentes). Las evaluaciones posteriores se obtendrán en una dosis acumulativa de doxorubicina de al menos 400 mg/m2 y después de forma periódica durante el curso del tratamiento. Los niños están en mayor riesgo de cardiotoxicidad en desarrollo retrasado después de la administración de doxorubicina y por lo tanto un seguimiento de la evaluación cardiaca se recomienda, para supervisar para esta cardiotoxicidad retrasada.

    En los adultos, una disminución de 10% de la FEVI por debajo del límite inferior de la normalidad o una FEVI absoluta de 45%, una disminución de 20% de la FEVI en cualquier nivel es indicativo del deterioro de la función cardiaca. En los niños, el deterioro de la función cardiaca durante o después de la finalización del tratamiento con doxorubicina, está indicado por una caída en fracción de acortamiento (FS) por un valor absoluto de > = 10 percentil o por debajo de las unidades de 29%, y una disminución de la FEVI del 10 percentil unidades o una FEVI inferior a 55%. En general, si los resultados de las pruebas indican un deterioro de la función cardiaca asociada con la doxorubicina, el beneficio de continuar el tratamiento debe ser cuidadosamente evaluados en relación con el riesgo de producir una lesión cardiaca irreversible.
    Arritmias agudas que amenazan la vida se ha informado que se presentaron durante o dentro de un par de horas después de la administración de doxorubicina. Hay una alta incidencia de la depresión de la médula ósea, principalmente de los leucocitos, que requiere un control hematológico cuidadoso. Con la dosis recomendada, leucopenia suele ser transitoria, alcanzando su punto más bajo desde 10 hasta 14 días después del tratamiento con recuperación por lo general se producen por el día 21. Glóbulos blancos 1,000/mm3 tan bajo como se espera durante el tratamiento con dosis adecuadas de la doxorrubicina de glóbulos rojos y los niveles de plaquetas también debe ser monitoreada, ya que también puede estar deprimido, toxicidad hematológica puede requerir reducción de la dosis o la suspensión o retraso del tratamiento con doxorubicina, mielosupresión grave persistente puede producir superinfección o hemorragia.

    La doxorubicina puede potenciar la toxicidad de las terapias contra el cáncer. Exacerbación de la cistitis hemorrágica inducida por ciclofosfamida y la mejora de la hepatotoxicidad de la 6-mercaptopurina han sido reportados. La inducción de la toxicidad al miocardio, mucosas, la piel y el hígado se ha informado que se incrementará en la administración de doxorubicina.
    Puesto que el metabolismo y excreción de la doxorubicina se produce predominantemente por la vía hepatobiliar, toxicidad a dosis recomendada de doxorubicina puede ser mejorada por la insuficiencia hepática, por lo tanto, antes de la dosificación individual, evaluación de la función hepática se recomienda utilizar las pruebas convencionales de laboratorio como la TGO, TGP, fosfatasa alcalina y bilirrubina.

    Colitis necrotizante manifestado por tiflitis (inflamación cecal), heces con sangre y graves y a veces fatales infecciones se han asociado con una combinación de doxorubicina por vía intravenosa empujar al día durante 3 días y citarabina se administra mediante perfusión continua al día durante 7 días o más. En la administración intravenosa de la doxorubicina, la extravasación puede ocurrir con o sin una sensación de ardor o quemazón de acompañamiento, aunque la sangre vuelve así a la aspiración de la aguja de infusión (véase Dosis y vía de administracion). Si aparece cualquier signo o síntoma de extravasación se han producido, la inyección o infusión debe interrumpirse inmediatamente y reiniciar en otra vena.